Clasificación según la Arquitectura

La arquitectura hace referencia a donde se encuentra la inteligencia del mismo. Las arquitecturas más importantes son:

  • Arquitectura centralizada: la inteligencia del sistema reside en un controlador centralizado, que recibe información de los sensores y de los sistemas interconectados y envía órdenes a los actuadores. Como ventajas de esta arquitectura podemos decir que es fácil de instalar y tiene un coste reducido. Sin embargo, el sistema depende del buen funcionamiento del controlador central ya que si este falla, todo falla. La capacidad para ampliar la red es prácticamente nula.

Centralizada

  • Arquitectura descentralizada: En esta arquitectura hay varios controladores interconectados a través de un bus, el cuál envía información entre ellos, así como también a los actuadores e interfaces conectados, dependiendo esta de la información recibida por dichos interfaces, así como de la recibida por los sensores.

Descentralizada

  • Arquitectura distribuida: Es la arquitectura más robusta, ya que todos los sensores y actuadores del sistema poseen su propia inteligencia y son capaces de enviar y recibir información

Distribuida

  • Arquitectura híbrida o mixta: en ella se combinan las 3 arquitecturas definidas anteriormente. Como observamos en la imagen podemos disponer de uno o varios controladores. Los interfaces, sensores y actuadores pueden disponer también de su propia inteligencia, como sucede en la arquitectura distribuida y comunicarse con el resto de dispositivos de la red sin la necesidad de pasar por un controlador.
Anuncios